Protección de sus hijos en Internet

Uno de los principales motivos para comprar productos que protejan los PC es la preocupación por la seguridad infantil durante la navegación por Internet. Y no es difícil saber por qué. Existen muchos peligros asociados con el uso de Internet por parte de los niños, sobre todo por su ingenuidad y falta de experiencia en el mundo en línea. Impedir completamente a un niño que utilice el ordenador para navegar por Internet no es la solución ideal. Aprender el manejo de estos equipos puede resultarles muy conveniente. Por ejemplo, pueden usarlo para revisar las tareas para el hogar, o para ponerse en contacto con sus compañeros. Por no mencionar la riqueza de conocimientos que encontramos en Internet. 

¿A qué peligros se enfrentan los niños en Internet? Es habitual escuchar de historias de niños que han sido víctimas de predadores, que se presentan como menores de su edad. Posiblemente lo haya oído muchas veces en las noticias. Además de estos peligros extremos, a los padres también les preocupan las imágenes y sitios web que puedan ver sus niños, e incluso que accedan a redes sociales que no filtren contenidos para los más pequeños.

¿Cómo puede proteger a su hijo contra estos riesgos? Felizmente, existen muchas opciones. La primera, y más obvia, es impedirles que usen un ordenador. Pero, como ya hemos dicho, no es una buena idea: hoy en día, el mundo gira en torno al uso de estos equipos, hasta el punto en que son parte del programa de estudios de las escuelas. Otra opción es vigilar a los niños cuando estén utilizando el ordenador, lo cual es excelente para los más pequeños, ya que lo ideal es que su uso de Internet esté limitado solamente a aquellos momentos en que los padres estén próximos. Lamentablemente, si los niños ya son mayores esto no es tan simple, gracias a los teléfonos inteligentes. Según un estudio realizado en 2013, el 56% de los niños de 10 a 13 tienen un teléfono inteligente (lo más probable es que este porcentaje se haya incrementado significativamente desde entonces). En este caso, sería necesario un método más ‘exhaustivo’. Un buen ejemplo es utilizar los controles parentales que facilitan los proveedores de servicios por Internet. Utilizando estas herramientas, les permitirá que accedan a determinados sitios solamente a través de wifi. Los controles parentales normalmente incluyen sus propias "listas blancas" de sitios web que son seguros para niños. Es la opción más fácil de utilizar para restringir el acceso de los menores a la navegación.

Wifi no es el único método a través del cual es posible conectarse a Internet. Por ello, debería considerar proteger a sus hijos cuando acceden a Internet a través del móvil. De lo contrario, podrían simplemente desconectar el wifi y ver cualquier sitio que deseen. También los proveedores de telefonía móvil ofrecen controles parentales, pero raras veces son tan precisos como los de los proveedores de servicios de Internet. Verá que solamente podrá bloquear el acceso a sitios para mayores de 18 años, lo cual permite acceder a los sitios no seguros para menores de 13. No hay mucho que pueda hacerse para impedir que sus hijos accedan a estos sitios cuando no esté vigilándolos, por lo que el mejor método para protegerlos de los peligros de la red es con una buena educación.